Seleccionar página

Fue en el año de Curro y Cobi cuando el campeonato del mundo de Fórmula 1 parecía que iba a ser un paseo militar para el Williams FW14 de Nigel Mansell, y así lo demostraban sus cinco victorias en las cinco primeras carreras de la temporada. Pero Montecarlo era un escollo muy complicado teniendo Ayrton Senna algo que decir. Y aunque la carrera fue muy disputada el británico no pudo con mister Montecarlo y Senna consiguió su quinta victoria en el trazado monegasco.

La verdad es, que al final de la temporada, esta victoria del brasileño no le debió importar mucho a Mansell, ya que el inglés se coronó como campeón del mundo. 9 carreras ganadas de 16 disputadas son muchas carreras. Y Ferrari desaparecida…dos terceros puestos de Jean Alesi, uno en España y otro en Canadá es un bagaje muy pobre para la gran escudería italiana.

Superslot rinde un merecido homenaje a ambos pilotos con una caja que contiene ambas reproducciones de sus coches, protagonistas en dicha carrera. Y la verdad es que ha sido todo un acierto, ya que de la época, de F1, no hay muchos coches reproducidos. Y si tenemos ya un pack de los 60, otro de los 70 y este último de los 90, me atrevo a solicitar a la marca británica que nos haga uno de los 80, si es posible con un Brabham BT52B (pedir es gratis…)

Analizando la pareja podemos ver que la calidad de las reproducciones del fabricante británico está muy por encima de muchos de sus competidores, al menos, a nivel estético, ya que dinámicamente sus coches siguen sin ser una opción para utilizarlos en competición.

Pero sin comparamos a nuestros protagonistas entre ellos podemos ver que, aunque la elección de reproducir un coche como el FW14B me parezca más interesante, no cabe duda que la terminación del MP4/7 está mejor reallizada. Y es que podemos encontrar algunos fallos de pintura en el modelo de Mansell que no se repiten en el de Senna. Sobre todo en la parte delantera superior próxima al derivabrisas. En ella el color amarillo transparenta un poco y la línea azul que cruza transversalmente la zona no destá demasiado bien definida.

Sin embargo, el resto de la reproducción es sencillamente delicioso. Las virtudes de los detalles de ambos modelos se hacen patentes recorriendo nuestra visión por cada uno de ellos. No se escapa la idea en ningún momento de querer poner los coches en pista y emular la carrera que disputaron hace ya 17 años.

Los alerones de ambos coches son espectaculares, el tamaño de las bigoteras sensacional y la visual desde el frontal de los alerones traseros es de órdago. Por poner alguna pega, esta se encuentra las zagas, las cuales podían haber estado algo más detalladas, ya que se les ve un tanto sosas. La solución para esconder la parte superior que sobresale de la corona es todo un acierto y no desmerece la fidelidad de la reproducción.

Los pilotos están muy bien detallados, quizás esperaba algo más del casco de Senna, el cual, comparado con el del británico es un poco pobre. Después de revisar el Williams de arriba a abajo me he encontrado con que no tenía volante. Al ser tan estrecho el cockpit y ver que los brazos de Mansell estaban muy juntos he pensado que era un defecto de fabricación, pero la realidad es que ese defecto solo aparecía en mi unidad. Un cambio en mi comercio habitual ha solucionado el asunto.

 

Y aunque las marcas tabaqueras sean las grandes repudiadas en esto del slot, por lo menos han tenido la deferencia de incluir en el coche el detalle de la cámara de televisión situada en uno de los lados de la toma de aire que queda por encima del casco del hombre sin volante. Eso sí en aquella carrera no la llevaba.

El gusto por unas llantas bien hechas es un clásico ya en las reproducciones de Superslot, y además se le están sumando las tampografías de calidad en los neumáticos. Lo que produce una global de las ruedas casi perfecta

Y no muchas cosas más que añadir. El aspecto general de ambos coches es espectacular. Verlos juntos en la pista es algo más que bonito, buscar los ángulos para encontrar el mejor plano se hace muy difícil, ya que todos los planos son muy buenos. Poder disfrutar de las reproducciones es una maravilla. Todo un acierto en la elección de los modelos por parte de Superslot

La última vuelta

Siempre que hablo con mis amigos Demo, Joan, Luis o Felipe sobre qué coches elegiríamos fabricar si tuviéramos a nuestra disposición los posibles para hacerlo, siempre llegamos a las mismas conclusiones. Los coches con los que nos hemos criado y crecido y todos aquellos que siempre han formado parte de nuestras vidas. Léase, por tanto, coches de rally de los 70, 80 y coches de Fórmula 1 de las mismas épocas. Y aunque esta caja que nos brinda la británica Superslot nos ofrece coches que datan de 1992, estos se podrían incluir entre los seleccionados en dicho catálogo.

Esta misma pregunta es la que siempre nos gustaría extender al resto de nosotros para confirmar si nuestra teoría tiene un verdadero sustento y no únicamente fruto de nuestros deseos. En cualquier caso, entiendo que si el éxito que le auguro a esta caja de slot se cumple, bastará para establecer una primera confirmación de dicha teoría.

Y es que los fabricantes se siguen ofuscando en ofrecernos muchas veces coches que, muchos de nosotros, entre los que me incluyo, no conocemos. Y responden a criterios muy alejados de lo que el mercado solicita y más próximos a caprichos del fabricante o gente allegada.

Quizás quien interprete mejor los deseos de los aficionados españoles sea Tecnitoys, independientemente de que la ejecución de sus coches no sea la más acertada, pero viendo que los modelos que pone en el mercado son muy solicitados por los aficionados, entiendo que hacen diana con los nuevos moldes bastante a menudo. Coches como el 131, el Delta S4 o el 850 han sabido ganarse su espacio dentro de las vitrinas de los aficionados. Sin embargo los Opel GT, Quads, o el King Cobra USRRC, por poner un ejemplo, siguen esperando a ver si hay alguien que sepa de qué van.

 

Otra marca que se acerca bien a sus aficionados es Superslot, quien avalada por las exigencias de sus fieles en el Reino Unido, fabrica coches con cierta relevancia en dicho país. Sin ir más lejos podemos ver como el Cortina, el Escort, el Mini o ahora estos McLaren y Williams son modelos muy queridos dentro de sus fronteras. Sin embargo, y en detrimento de su imagen, solo cubren expediente cuando se trata de fabricar coches allende del Canal de la Mancha, véase como ejemplo el lamentable R29 de F. Alonso. Piloto no muy querido en aquel país.

Por todo ello, en esta larga última vuelta, tanto Senna gana la carrera como Mansell vuelve a ganar el mundial.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2020. Powered by Luis Vega. All rights reserved

error: Este contenido está protegido