Seleccionar página

Presentamos el Peugeot 908 HDI FAP Le Mans 2007. En esta última edición, la prestigiosa carrera francesa estuvo caracterizada por la presencia de los motores Diesel que fueron la montura de los principales favoritos.

Parecía que este año los alemanes de Audi lo iban a tener más complicado, los Peugeot 908 HDI partían con las mismas posibilidades de hacerse con la victoria. Además los Pescarolo Judo P01 con motor gasolina también contaban con opciones.

La victoria no fue fácil para los alemanes de Audi, quienes renovaban un año más la supremacía que ostentan en esta carrera en los últimos tramos. Incluso en la última hora de la carrera el equipo pilotado por Tom Kristensen-Allan McNish-Rinaldo Capello tuvieron una salida de pista y abandonaron la carrera, dejando la victoria prácticamente asegurada a los Frank Biela y Marco Werner, junto al italiano Emanuele Pirro, quienes renovaron la victoria del año pasado.

La salida a pista del coche de seguridad a falta de 50 minutos para el final de la prueba fue aprovechada por el Peugeot pilotado por los franceses Sebastien Bourdais y Stephane Sarrazin y el portugués Pedro Lamy, que había salido en primera posición, quienes hicieron una parada no porogramada en boxes, pero que les permitión distanciarse de los franceses Emmanuel Collard, Romain Dumas y Jean-Christophe Boullion y su Pescarolo y conseguir así la segunda posición, siendo el Pescarolo tercero

Los alemanes Frank Biela y Marco Werner, junto al italiano Emanuele Pirro, ganaron la 75ª edición de las 24 Horas de Le Mans al volante del Audi R10 TDI N.1, tal como lo hicieron en el 2006. Antes habían abandonado a las 337 vueltas, mientras disfrutaban de la segunda plaza el francés Minassian, el canadiense, excampeón de la F1 Jaques Villeneuve y el piloto español Marc Gené, al romper el motor. El Peugeot 908 diésel volvía otra vez a la mítica prueba francesa, catorce años después del triplete de los Peugeot 905 en 1993.

Peugeot 908 HDI FAP 2007 Scalextric

En esta ocasión Scalextric nos ofrece el prototipo con el que Peugeot ha corrido la mítica carrera francesa en su última edición, 2007.

Como se puede observar en las imágenes el esfuerzo de la marca española por mejorar sus productos ha sido palpable.

Aunque todavía lejos de los acabados que ofrecen otras marcas, hay que reconocer el trabajo del fabricante por ofrecer un producto que alterna la calidad estética de sus productos con un comportamiento aceptable en pista. Así como otras marcas no escatiman esfuerzos en decantarse o bien por la estética o bien por la dinámica, Scalextric mantiene un perfecto equilibrio entre ambas, que la hace ser un referente en el sector.

El frontal está muy bien reproducido y es muy agresivo.

El perfil del coche es algo más que llamativo. Mantiene las cotas del vehículo real y el color negro mate de la carrocería le da un acabado espectacular.

La tampografía es bastante correcta. Tanto las líneas como los logotipos no ofrecen distorsiones y los ángulos aparecen bien detallados, por lo que la apariencia general de este Peugeot es bastante atractiva.

Los detalles del coche están muy conseguidos. Tanto la tobera superior, como los retrovisores, los pasos de rueda, el alerón trasero o los faros son dignos de admiración.

También caben destacar las ventanas laterales del vehículo, así como la zona del dorsal, cuya calidad no ha de envidiar nada a la reproducida por otras marcas

Quizás lo peor de la reproducción sean las llantas, a las cuales se les podría exigir algo más.

El chasis es bastante plano y dispone de guía ARS típca de la marca. Corona de 27 y piñón de nueve dientes llevan la transmisión al eje posterior. El motor es el típico de la marca. RX42B

En definitiva. Un buen coche para pasar un buen rato y un buen modelo para coleccionar, pero tanto para una alternativa como para la otra, con las limitaciones correspondientes a las habituales de la marca catalana.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2020. Powered by Luis Vega. All rights reserved

error: Este contenido está protegido