Seleccionar página

Preparación Fiat 124 Abarth Spider Scalextric

domingo, 01 febrero 2009
Escrito por: waskalas

El Fiat 124 Abarth Spider es un coche que tal y como viene de serie, si le retiramos el imán es un coche bastante divertido, pero su paso por curva es muy crítico y tiene tendencia a los rectos y a derrapadas espectaculares, por lo que su conducción obliga a que nuestros sentidos trabajen al 100 por 100 de su capacidad, ya que los errores de pilotaje no tienen cabida en la conducción de este modelo. Lo cual no deja de ser una oportunidad para que cualquier piloto desarrolle su capacidad de pilotaje.

Aún así, partimos de la premisa que si realizamos una buena preparación del vehículo podemos mejorar tanto la criticidad de la conducción como la reducción en la medida de los cronometrajes.

Para realizar una buena preparación, cualquier coche nos exige un buen rato de pilotaje por la pista o tramo y concluir en cada vuelta cuáles son los aspectos críticos que debemos modificar para que el coche muestre una mejora.

En el caso de nuestro Fiat 124 Abarth Spider nos lanzamos a la pista con él y empezamos a comprobar los primeros problemas. A diferencia de otros coches de la marca, el chasis encierra el motor dentro del mismo, haciendo que se reduzca a la mínima expresión su efecto imán, lo que supone una clara desventaja para los motores RX41B que poseen la cualidad de adherirse al carril de manera aceptable. Esto, añadido a la calidad de las gomas de los neumáticos de la marca catalana, el coche derrapa espectacularmente en casi todas las curvas, cosa que no favorece a los objetivos de la preparación, que no es más que mejorar el comportamiento del coche, aunque para el espectador es un exponente más del espectáculo.

Un segundo problema que nos encontramos es la tendencia a salirse del carril de morro. Aquí influyen factores como la colocación de las trencillas, el perfil de los neumáticos, la dureza de las pletinas o el grosor de la guía, o un apoyo descompensado en el eje delantero debido al movimiento horizontal que se produce por un exceso de holgura lateral del eje con el chasis, fácilmente subsanable con unas arandelillas o como en nuestro caso un par de arandelas realizadas cortando transversalmente unos palillos de chupa chups.

Un problema que nos esperamos al cambiarle los neumáticos al coche por otros que ofrezcan mayor adherencia es la posible tendencia al vuelco, ya que es un coche estrecho y con una altura considerable De hecho, cuando calzamos a nuestro 124 con unos neumáticos de mucha adherencia comprobamos que efectivamente, el coche tiene tendencia a levantar la pata en curvas con radio muy pronunciado.

Todos estos problemas, van acompañados del incómodo sonido carraspeante del motor, debido a una mala transmisión entre el piñón y la corona y el rozamiento de los cojinetes con el eje trasero, lo que desemboca en una pérdida parcial de todas las cualidades del motor, par, velocidad, freno, etc…

Una vez realizado el estudio de comportamiento del 124 Abarth Spider las necesidades que nos surgen para mejorar el coche son las siguientes.

Una reducción en la altura del centro de gravedad puede paliar la carencia del efecto imán, además de dar al coche un comportamiento en curva mucho más estable, reduciendo a su vez la tendencia al vuelco con uso de neumáticos de altas prestaciones.

La reducción lateral de la quilla de la guía, junto con la colocación de unas trencillas más blandas de forma simple y el uso en el eje delantero de unos neumáticos de menor perfil, reducirá notablemente la altura del morro con respecto al suelo y corregiremos los incontrolados rectos de manera eficaz, contribuyendo además a reducir la altura del centro de gravedad con respecto al suelo y acercando el punto de gravedad al eje delantero facilitando, por tanto, la labor de los neumáticos traseros. En nuestro caso hemos elegido los neumáticos de perfil ultrabajo y 0 agarre de la marca GOM. El motivo de elegir estos neumáticos es que su mínimo perfil producen que el coche baje el morro notablemente y el nulo grip reduce el efecto antidiferencial del eje delantero y la insolidaridad del giro, es decir, que las ruedas de un coche de verdad cuando giran lo hacen a diferente velocidad, en un coche de slot sin semiejes no solo no giran horizontalmente, si no que además se desplazan a la misma velocidad con lo que el giro de la rueda interior en el paso por curva reduce la eficacia de la exterior reduciendo la velocidad del coche y aumentando las posibilidades de la salida de pista.


(Se puede comprobar como la altura del modelo que estamos preparando es menor que la del coche de estricta serie)

Como no queremos que la estética del coche se vea afectada en ninguna de sus características mantendremos siempre las llantas de serie en esta preparación , aún siendo conscientes de que, tanto llantas, ejes, corona, y piñón calibrados son un paso más en la mejora del coche. Por tanto, para reducir el desagradable ruido del motor que, como ya hemos explicado anteriormente, se produce por un mal engranaje entre el motor y el eje trasero en sus diferentes partes, proporcionamos calor a la corona de plástico para que sus dientes se adapten perfectamente al piñón de nueve dientes de serie que porta el RX41B. Una vez concluida la operación, aplicamos grasa a la corona y piñón y aceite al eje en el punto donde hace contacto con los cojinetes. Una pequeña gota de aceite la introducimos entre el piñón y el motor, lo justo para engrasar el eje de este último.


(La fotografía es solo ilustrativa, para hacerlo el motor debe estar en marcha a poco voltaje y se debe hacer en intervalos de tiempo no superiores a 8 segundos y dejando que se enfríe entre exposición y exposición)

Tras una larga serie en el tramo comprobamos que casi todos los problemas del coche han desaparecido, pero se sigue mostrando bastante crítico en el paso por curva y la tendencia al vuelco sigue presente por lo que nos tememos que aún el centro de gravedad sigue siendo muy alto. Para reducirlo nos tendremos que arrojar a trabajar sobre el chasis y la carrocería.

En primer lugar vamos a dotar al coche de un medio de absorber las inercias y no es otro que la archiconocida basculación. El problema que tiene este 124 Abarth Spider es que el frontal del chasis incide directamente dentro de la carrocería, por lo cual vamos a tener que hacer uso de la lima para reducir su profundidad, a su vez hemos comprobado que la carrocería muestra varias rebabas en los bordes que hay que eliminar. También comprobamos que las luces efecto xenon, aunque espectaculares también impiden una buena basculación del coche además de proveer en la parte alta del coche de un peso ad hoc, que se puede aligerar para bajar el centro de gravedad. Así que ayudados de la lima, el filo de uno de los dos brazos de unas tijeras y una cuchilla nos ponemos manos a la obra y reducimos todos los laterales, tanto de la carrocería como del chasis y retiramos todos los pequeños tetones que sujetan el sistema de luces del coche. Una vez terminada la tarea y el coche montado con tornillos métricos comprobamos que el coche bascula mejor y que el movimiento de la carrocería en las curvas va a absorber mucho mejor los efectos de las inercias.

Nos vamos a la pista y comprobamos la mejora. Efectivamente, esta existe, pero aún así, nuestra alegría no es total, creemos que el coche puede mejorar todavía algo más.

Bajar el centro de gravedad del coche se está convirtiendo en una obsesión y nos hemos quedado sin opciones. Lo único que podríamos hacer sin tocar el chasis es dotar al coche de un peso extra en la parte de abajo del mismo, pero, este 124 no tiene demasiado espacio para nuestro propósito, con lo cual nos queda la opción de reducir en medio milímetro los tetones que alojan los tornillos en la bandeja de pilotos, ya que si reducimos el tetón trasero corremos el riesgo de que las ruedas rocen con la carrocería.


(Si reducimos los tetones de la bandeja más de ese medio milímetro corremos el mismo riesgo, por lo que tendremos sumo cuidado al realizar esta operación.)

Una vez realizada la modificación volvemos al circuito y… ¡¡Mano de santo!! El coche no solo se comporta bien, si no que además se muestra rápido seguro y efectivo. Evidentemente existen otros coches más rápidos y habrá preparaciones mejores, pero con las modificaciones que le hemos hecho al coche conseguiremos divertirnos más de lo que en un principio hubiéramos esperado, por lo que hemos terminado muy satisfechos del resultado.

Otras entradas

Mini Cooper Rally Monte Carlo 1964

Mini Cooper Rally Monte Carlo 1964

El pasado 21 de Julio nos dejó uno de los pilotos de rally más respetados de todos los tiempos. Alguien que consiguió el triunfo en el Rally de Monte Carlo de 1964 al volante de un Mini Cooper del equipo BMC

Ford Focus WRC Rally Monte Carlo 2003

Ford Focus WRC Rally Monte Carlo 2003

Markko Märtin y Michael Park, al volante de un Ford Focus WRC participaron en la 71ª edición del Rally de Monte Carlo que se disputó entre los días 24 y 26 de Junio de 2003. Su pelea en carrera con los españoles Carlos Sainz y Marc Martí por conseguir un puesto en el podio fue uno de los alicientes más destacables del rally.

2 Comentarios

  1. Juan Pablo Aragón French

    Muchas gracias por este artículo, me ha sido de gran ayuda para “mejorar” mi 124. En el club en el que compito, el Costablanca de Alicante, la competencia es “feroz”, jeje. Con tus indicaciones, mis actuaciones comienzan a ser más dignas, el coche ha mejorado un montón. Otra cosa es mi dedo “de madera”, pero no hay duda, el coche es ahora más permisivo.

    Responder
    • waskalas

      Me alegro de que te haya servido. Es un coche precioso y muy divertido haciéndole cuatro cosas.
      Gracias por leerme y comentar

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2021. Powered by Luis Vega. All rights reserved

Colabora:

error: Este contenido está protegido