Seleccionar página

Categoría Rally Slot Super 1600

domingo, 01 febrero 2009
Escrito por: waskalas

La categoría Super1600 de rally que se fraguó en el año 2000 no vio su primera competición hasta 2001. La FIA vio en esta categoría una oportunidad para que pilotos jóvenes con vehículos privados, tuvieran oportunidad de participar en los campeonatos de rally. Además permitía que las diversas marcas pudieran adherirse a la competición debido a los reducidos costes que suponía preparar un coche con tales especificaciones técnicas. Aunque algunas marcas como Peugeot, Citroën o Ford, que ya tenían sus versiones para WRC, desarrollaron sus pequeñas máquinas a tal efecto.

En realidad la categoría Super1600 era una alternativa a la anterior F3 con costes mucho más reducidos. Se reducía el cubicaje del motor a los 1600cc que dan nombre a la categoría. Se limitaban el peso mínimo de la caja de cambios (homologada) a 35kg, la admisión, colectores de escapes, diámetro de embrague, el número de amortiguadores por rueda a uno etc…, lo cual la convertía en una categoría relativamente igualada y muy atractiva a aficionados al rally con reducido poder adquisitivo

Así dentro de la categoría Super1600 se homologaron, los ya fabricados en plástico para competiciones de Slot, Citroën Saxo y C2, Suzuki Swift, Renault Clio, Fiat Punto, Ford Fiesta y Volkswagen Polo. Y los que faltan (aunque haya alguna versión en resina), el Suzuki Ignis, Ford Puma, Opel Corsa y MG ZR Super1600. Hoy sabemos que ya hay noticias de que el Opel Corsa va a aterrizar en nuestras parrillas.

Quizás los coches pertenecientes a la categoría S1600 sean los más entrañables que han poblado los rallys de slot a lo largo de la geografía española. Por sus pequeñas dimensiones, estas “pelotillas” han conseguido que más de un aficionado al slot caiga rendido a los pies de los fabricantes por producir estos utilitarios que recuerdan a los que en su momento fueron, los Seat 850, Fiat TC1000, Seat 600, Mini etc…

yyyy 1452

Citroën C2. La belleza

Sin duda, este pequeño Scalextric ha sabido sacar partido de su reducido tamaño y de su estética para producir en el aficionado una atracción casi irracional por el modelo. Sin ser el más competitivo, se desenvuelve bien por los tramos revirados y es una auténtica delicia verle progresar. Quizás no sea el más rápido pero, en mi opinión, sí es el más bello

Renault Clio. La eficiencia.

Ninco ha sabido combinar muy bien en este modelo la estética y la dinámica. Como novedad llevaba instalados de serie los famosos amortiguadores que más de una controversia generaron en su puesta en escena. Una vez más, la marca catalana en la vanguardia de la innovación tecnológica. Se convirtió en el más rápido de su categoría, siendo tan solo capaz de llegar a su altura el Ford Fiesta JWRC, fabricado por Scalextric.

Ford Fiesta JWRC. El guerrero abandonado.

Incomprensible es que la marca catalana Scalextric tenga olvidado, quizás el coche más competitivo en su categoría, de todo su catálogo. En muchos rallyes hemos visto como se ha merendado al todopoderoso Clio de Ninco, convirtiéndose en la alternativa a todos aquellos aficionados que les gusta ver variedad en los parques cerrados. Una sola decoración (amén de la embarrada) para este pequeño misil es un más que pobre bagaje para una marca que se vanagloria de estar en la vanguardia del sector.

Fiat Punto. Alta tensión en la pista.

Uno de los más sugerentes modelos de la marca cespañola. Es un desafío para los dedos de los pilotos. Se necesitan nervios de acero para conducir esta pequeña bestia. Requiere mucha concentración y llevarlo muy por el sitio, ya que su tendencia a levantar la pata ha hecho sufrir al más avezado piloto. La reproducción es una de las más fieles al modelo real, convirtiéndose en un referente para los puristas de la estética.

Citroën Saxo. Potencia y Nervio.

Otro modelo más de los capaces de dar más de un disgusto a competidores con coches, a priori, más ventajosos. Pero si el Punto es difícil de conducir, este pequeño campeón no se le queda atrás. Su tendencia a levantar la pata obliga a anticiparse mucho en las frenadas, pero si se le coge el aire puede dar mucho de sí. Sin brillar demasiado por su calidad estética, es uno de los coches que más hondo ha calado entre los aficionados.

Suzuki Swift. La alternativa que no progresó.

Éramos muchos los que deseábamos que alguno de los fabricantes nos brindara la oportunidad de conducir un coche de tan pequeñas dimensiones para poder dar variabilidad a los parques cerrados y el tan ansiado Swift fue producto de la casa Scalextric. Las primeras sensaciones al poner el coche en la pista fueron prometedoras, pero ninguna de las configuraciones, ni desarrollos ni evoluciones consiguieron que se acercara a los reyes de la categoría. El Clio y el Fiesta. Por lo que quedó con la vitola de “uno más”. Pero, sin duda, su estética cautivó a más de uno de los aficionados.

VolksWagen Polo. Demasiada expectativa para tanta decepción.

>Quizás sea el coche más deseado por la mayoría de los aficionados a esta categoría. Power Slot recogió el relevo de otros fabricantes para producir un 1600, pero cuando el modelo fue puesto a la venta, a más de uno se le cayó la sonrisa al suelo tras ver el fracaso, sobre todo, estético que ha significado este modelo. Graves deficiencias tampográficas en todas sus decoraciones para los estándares en los que a día de hoy se mueve este negocio, junto a unos acabados con, un más que, gran margen de mejora han logrado que muchos hayan optado por dejar el coche en la tienda a la espera de tiempos mejores para la categoría. Dinámicamente el coche es el primero de los 1600 que incorpora la configuración en ángulo, lo que acompañado de una buena preparación hacen que el coche dinámicamente sea bastante prometedor. Fácil de conducir, puede llegar arriba sin grandes dificultades. Pero la categoría está en receso y son pocos los clubes que incluyen estos campeonatos entre su oferta.

En resumen, la oferta para esta categoría es muy variada y tanto en los clubes como en circuitos particulares, ver circular cualquiera de estos pequeños monstruos es una delicia que eleva el sentimiento por este hobby de cualquiera que los conduzca. Esperamos que no queden ahí y que los fabricantes nos den la alegría de empezar a producir los S2000, evolución de estos S1600.

Otras entradas

Citroën Xsara WRC Rally Monte Carlo 2004

Citroën Xsara WRC Rally Monte Carlo 2004

Sébastien Loeb y Daniel Elena consiguieron la victoria en la 72 edición del Rally de Monte Carlo de 2004, primera prueba del mundial, al volante de un Citroën Xsara WRC con mano firme mostrando su candidatura para hacerse con el título.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2021. Powered by Luis Vega. All rights reserved

Colabora:

error: Este contenido está protegido