Seleccionar página

El Ford Escort 1800 MKII que participó en el Rally RAC Lombard disputado en 1976, última prueba del mundial de dicho año es el elegido esta vez para su análisis

Era 1976, Los pantalones campana eran el último grito, las discotecas comenzaban a sustituir a los guateques. Montreal coronaba a Nadia Comaneci como mejor gimnasta femenina de la historia y la extinta Unión Soviética lideraba el medallero sobre EEUU.

El primer pañal desechable era puesto en el mercado pero más que para quitar cacas, los españoles lo usábamos cuando en la televisión de 2 canales nos ofrecía de estreno Los Ángeles de Charlie y las españolas cuando la misma cadena emitía Sandokan. Los más pequeños veíamos con entusiasmo Un globo, dos globos tres globos y los menos niños empiezan a leer un nuevo periódico: El País. Fue el año del accidente de Niki Lauda y del nacimiento de Carlos Moyá

Lancia volvía a imponerse en el campeonato del mundo de rallys con Munari a la cabeza a falta de una carrera. Por ello la última prueba del mundial no tenía, a priori, demasiado atractivo. Pero el desarrollo del mismo dejó a más de uno con la boca abierta.

Era la última prueba del mundial. Con el título den el bolsillo y en un rally embarrado donde las virtudes del Stratos no destacaban especialmente, de nuevo los Ford Escort eran el coche a batir. El Celica de Hannu Mikkola fue el primer líder pero no soportó el empuje del finlandés Vatanen que después de cuatro tramos dominaba el rally. Pero solo pudo aguantar hasta el décimo, donde su coche dijo que no podía con tanta presión, por lo que empezó a perder tiempo y más tarde se produjo la retirada.

Entonces su compatriota Pentti Airikkala se colocó en primera posición y casi llega al final del rally como líder, pero su Escort fue excluido y el Triumph TR7 del británico Pond que le venía detrás tuvo problemas con las suspensiones y concluyó entre los 22 retirados del rally. Por lo que un verdadero especialista en estas lides, el también británico Roger Clark, repitió la victoria conseguida hacía cuatro años con otro Ford Escort, del que ya comentamos en un artículo publicado anteriormente. Stig Blomqvist terminaba segundo con el Saab 99EMS y en la tercera posición acabó el sueco Bjiorn Waldegaard con otro Ford Escort RS1800. Munari, que nunca se adaptó al trazado británico finalizó en cuarta plaza y la quinta fue para otro sueco, Ove Andersson., a los mandos de un Toyota Corolla.

Ford Escort 1800 MKII Scalextric SCX

Creo no equivocarme al afirmar que este Ford Escort 1800 MKII es uno de los coches más bonitos que ha fabricado Tecnitoys en sus últimos años.

En mi opinión, uno de los logros más importantes que ha conseguido la marca española en los últimos tiempos es, por un lado, dedicar una parte de sus proyectos a fabricar coches que son historia viva del automovilismo. Y por otro lado, conseguir mezclar estéticas más que aceptables con coches que se comportan en la pista de manera mucho más que digna.

Son modelos que muchos de los aficionados con más canas tenemos en nuestras retinas, algunos han competido con ellos, han sido coches que han poseído en su versión de calle o han sido los coches de sus sueños durante muchos años. Quizás no se puedan comparar dinamicamente con otros modelos de otra muy conocida marca española, pero lo que no cabe duda es que estos coches evocan al aficionado sensaciones mucho más que positivas.

La sensación que obtuve cuando, por primera vez, mantuve en mis manos este Escort fue increíble. No solo me pareció bonito, sino que además me pareció adictivo. Es un coche que no tiene alardes estéticos, que no posee las delicadezas de otras marcas, pero que sin duda produce ese deseo irrefrenable de llevarlo a la pista.

Su perfil es una gozada. La tampografía está muy bien terminada, Los logotipos aparecen claros, sin fisuras. Los pasos de rueda son espectaculares. Son todo buenas sensaciones.

Las llantas, de la misma anchura que las del Alpine, aunque de un diámetro menor, se dibujan perfectamente dentro del neumático y ofrecen un aspecto a destacar dentro de esta bella reproducción. Algo que Tecnitoys ha mejorado mucho en sus últimos coches de rally.

La parrilla del frontal nos ofrece el logotipo de Ford muy bien definido, las Ópticas, estriadas, son una delicia. Los faros supletorios proporcionan a este Escort un aspecto muy deportivo, muy de la época.

La trasera no es menos espectacular. El logotipo de Ford a la derecha del coche queda perfecto, los cierres del maletero, en incluso las tulipas de las ópticas están detalladas. Cabe destacar el pequeño alerón trasero cuya terminación es exquisita y como colofón el tubo de escape simulado y el anclaje para poderlo remolcar con grúa son elementos a los que hasta ahora no estábamos acostumbrados en SCX

En mi opinión, este Escort tiene dos debes importantes. Uno es el interior, como todos los SCX, está poco detallado. Esta vez sí hay que decir a favor del fabricante que los cascos de los pilotos tienen tampografiadas las banderas de procedencia de los mismos y el nombre de cada uno de ellos, También hay que felicitar a Tecnitoys por situar al piloto a la derecha, como ocurría en el coche real. El otro debe es el que hace referencia a las luces delanteras, las cuales iluminan el interior rojo de la carrocería, al igual que ocurría con el Alpine. Algo que en mi opinión debe mejorar Tecnitoys.

Cabe decir también que la antena situada en el techo del vehículo es de unas dimensiones considerables, pero no desmerece en ningún momento la notable estética del Escort.

El chasis se ajusta a la carrocería a través de 5 tornillos, que se organizan como en la mayoría de los coches de la marca española que disponen de esta configuración.

El Ford Escort MKII es el primer coche de rally de la marca española que viene equipado con cuna para el motor del estilo de la que montan algunos DTM de la misma Tecnitoys, lo cual le permite conseguir una muy discreta basculación.

El motor en línea, RX42B conecta con la guía ARS a través de pletinas. Dispone de un piñón de bronce de 9 dientes que ataca el eje trasero a través de la típica corona gris de 27 dientes de Scalextric.

El eje delantero monta cojinetes de plástico que aseguran su fijación al chasis.

En resumen. El aspecto de este Ford Escort MKII tan esperado por los aficionados al Slot cumple perfectamente con todos los requisitos que se le pueden exigir para ser considerado uno de los coches de este año 2007.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2020. Powered by Luis Vega. All rights reserved

error: Este contenido está protegido