Seleccionar página

El Aston Martin DBR9 es el coche elegido este año para entregar a los socios del afamado Club Superslot de la marca británica Scalextric instalada en España con el nombre de Superslot.

La primera sensación al sacar el coche de la urna se traduce en querer poner el coche en la pista lo antes posible para pasar unos buenos ratos. Lástima que las mecánicas que monta Superslot no están nunca a la altura de la calidad de las reproducciones que hace.

Sin duda, es una de las reproducciones estandarte de la marca en estos últimos dos años, siendo realmente una reproducción de muy alta calidad. Encontrar un error en cualquiera de las calidades que dibuja este coche se convierte en todo un desafío.

La tampografía es de 10 como en la mayor parte de los coches de la firma británica. La reproducción derrocha calidad por los cuatro costados y es que el modelo es muy agradecido porque quizás, en mi opinión este Aston Martin es de los modelos más agraciados que ha fabricado Aston Martin en su historia.

La decoración elegida para esta versión es la que participó en las 24 horas de Le Mans en 2007 partiendo en la posición vigesimoséptima en la línea de salida y ocupando al final de la carrera una digna undécima posición de la general y una sexta plaza en la categoría LMGT1 a la que pertenece.

No deja de ser anecdótico que en esa misma carrera, otro Aston Martin DBR9 fue el ganador en su categoría después de 48 años en que la marca británica lo había hecho por última vez.

Asimismo, los DBR9, con esta victoria, rompían el dominio de los Chevrolet Corvette cuyas cuatro victorias consecutivas en los últimos cuatro años los hacían partir como favoritos.

En una carrera donde la mayor parte se disputó bajo una infernal lluvia puso de manifiesto la superioridad del Audi R10 sobre el aspirante a título, el Peugeot 908, quien hubo de contentarse con un segundo puesto, un resultado para sentirse satisfecho, teniendo en cuenta que era la primera participación de la marca de león en la carrera gala después de más de una década de ausencia.

Tanta lluvia provocó las temidas salidas de pista y algunos accidentes dando lugar a la aparición del Safety Car en varias ocasiones. Los Corvette se adaptaron peor que los Aston Martin a la lluvia y sufrieron algunos problemas de adherencia que facilitó la remontada de los del equipo británico, a los mandos de David Brabham-Rickard Rydell-Darren Turnery, situándoles en lo más alto de la clasificación.

El segundo puesto por tanto fue para los pilotos Johnny O’Connell-Jan Magnussen-Ron Fellows al volante del Chevrolet Corvette C6R a tan solo una vuelta de los ganadores. Terceros fueron Christophe Bouchut-Fabrizio Gollin-Casper Elgaard con el segundo de los Aston Martin. Los protagonistas del coche reproducido por Superslot, los italianos Fabio Babini, Matteo Malucelli y el britanico Jamie Davies en esta ocasión consiguieron terminar en sexta posición a tan solo siete vueltas de los líderes.

La última vuelta

La reproducción del fabricante británico hace gala de la gran calidad que en los últimos años está caracterizando a la marca, convirtiéndose en una referencia para todos en el desarrollo de coches a escala 1:32. Baste ver las fotografías de este reportaje para hacerse una idea de lo que tratamos de explicar.

Tan solo cabe decir que es una verdadera lástima que modelos como este DBR9 u otros anteriormente fabricados por Superslot, como el Skoda Fabia, el ford Escort MKI, por citar algunos, no sean merecedores de la misma calidad en prestaciones dinámicas como estéticas.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2020. Powered by Luis Vega. All rights reserved

error: Este contenido está protegido