Citroën DS21 Rally Montecarlo 1966 Pauli Toivonen

Citroën DS21 Rally Montecarlo 1966 Pauli Toivonen

Si nos imaginamos al padre del malogrado Henri Toivonen cuando le comunicaron que la victoria en el Rally de Montecarlo de 1966 se había decantado hacia su persona  porque el filamento simple de los faros delanteros y antiniebla de los tres primeros clasificados, los Minis de Makinen, Aaltonen y Hopkirk y el cuarto clasificado, el Ford Cortina de Roger Clark respectivamente no cumplían con las normas de circulación francesa debió enfadarse muchísimo creyendo que se habría tratado de una broma. Posteriormente, una vez masticada la noticia no le supondría tampoco una victoria para sentirse demasiado orgulloso, aunque tampoco le haría demasiados ascos

“Citroen_DS21_1966”

Y es que ¿cómo se podía consentir que un equipo inglés como Mini pudiera vencer en suelo hostil tres años seguidos, estando presente en la edición la joya de la corona francesa? No, nos engañemos, si llega a ser en España, probablemente les habríamos concedido a los ingleses el galardón de campeones del rally, esa edición y las tres siguientes antes de correrlas, el premio Príncipe de Asturias y la orden al mérito deportivo. Por el contrario, el orgullo sumo patrio del Gallo, no podía concebir una situación semejante

“Citroen_DS21_1966”

En consecuencia, el Citroën DS 21 en manos del bueno de Pauli Toivonen consiguió la victoria en la edición de 1966 del glorioso Rally de Monte Carlo. En cualquier caso, al año siguiente, nuevamente un Mini salvo el orgullo sajón concediéndole la victoria a su graciosa Majestad a pesar de la lupa implacable del inspector Clousseau  y después de jurar y perjurar que no se presentarían en la edición del 67. En cualquiera de los casos, la victoria de Toivonen se convirtió en uno de los acontecimientos más escandalosos de la historia de los rallyes.

“Citroen_DS21_1966”

El enfado que debía tener Stewart Turner, manager de Mini, debía ser de proporciones bíblicas. Si bien, ya tuvo que hacerse cruces para poder inscribir a los coches en el rally, debido al cambio en la reglamentación establecido dos meses antes de su celebración, cuando vio a sus tres coches descalificados por tamaña estulticia, después de imponerse con autoridad y máxime, cuando en las ediciones anteriores portaban la misma bombillería debió conseguir que sus gritos se escucharan allende los mares. Derrotado por un filamento.

“Citroen_DS21_1966”

Como mi buena condición de caballero castellano me hace reflexionar sobre los hechos, no diré que no me alegre de lo ocurrido a los británicos, pero para ser justos, los napoleones no se comportaron con la elegancia de la que tanto hacen gala y ha sido leyenda desde los siglos del auge de Provenza, acto que en ningún caso supone que el coche que nos ocupa, no deje de ser un gran coche.

“Citroen_DS21_1966”

Aunque hace tiempo que Scalextric ha puesto a la venta esta referencia, me sentía obligado a realizarle un pequeño apunte en mi blog para placebo o escarnio de los pocos o muchos lectores que por mi blog pasan. Entiendo que responde a la elección por parte de Scalextric de uno de los modelos más emblemáticos de la historia del automóvil y es una oportunidad que tarde o temprano no debía dejar pasar.

“Citroen_DS21_1966”

Sorprendentemente Scalextric ha elegido esta polémica librea para su primera referencia de este Citroën DS21, habiendo sido triunfador el mismo coche 4 años antes con gran pulcritud en el mismo escenario. Tal vez a la marca española le guste el morbo o tal vez fue la primera versión que apareció haciendo una búsqueda en su navegador web. En cualquier caso es algo que probablemente nunca sabremos, aunque sin duda aplaudimos

“Citroen_DS21_1966”

Ya sumergiéndome en la reproducción en sí, cabe destacar que Scalextric ha realizado un trabajo notable en todas sus facetas, Tanto las cotas como los acabados son bastante correctos. La pintura y la tampografía, sin ser de lo mejor de la marca lucen con pulcritud, algún fallo se encuentra, pero en general el aspecto general del coche es bastante correcto.

“Citroen_DS21_1966”

Y es que si lo comparamos con otros modelos del mismo fabricante encontramos que a diferencia de estos, cuyas tampografías recuerdan a los dibujos que nos brindan nuestros hijos pequeños, llenos de amor y ternura y un más que marcado sentido del abstracto, en general está bastante lograda, definida y opaca.

“Citroen_DS21_1966”

Es evidente es que a los que nos gustan los coches de aquella época, encontramos en este DS21 mucho gusto por lo bonito. Más de uno sucumbirá a la duda de si ha sido Scalextric la encargada de realizar esta reproducción o ha subcontratado el trabajo a una empresa más cuidadosa con los detalles. Ciertamente los detalles triunfan en la reproducción.

“Citroen_DS21_1966”

“Citroen_DS21_1966”

La sensación es que cuando nos situamos delante del coche todo lo que vemos se muestra con corrección y cierta alegría. Los faros lucen con orgullo, tanto los supletorios como los integrados. Es una buena estampa.

“Citroen_DS21_1966”

“Citroen_DS21_1966”

Quizás, la zaga sea un poco más tosca, entornando la vista parece que nos alineamos con los faros traseros que se juntan quizás algo exageradamente con la moldura que los abraza, sin embargo si nos asomamos un poco por encima de la matrícula podemos ver que el resto de la zaga si muestra virtudes, que presumidas, alardean con ímpetu su delicada silueta

“Citroen_DS21_1966”

“Citroen_DS21_1966”

“Citroen_DS21_1966”

Parada obligada de cualquier descripción detallada ha de hacerse en las llantas, las cuales muestran un resultado sorprendetemente positivo sabiendo de qué fabricante proceden. Y aunque su finura es notable quiás les falte un toque de elegancia que las convierta en modelo de pasarela.

“Citroen_DS21_1966”

Disney hizo un gran esfuerzo en difundir el tópico “La belleza está en el interior”, claro, que para ello tuvo que convertir a una mala bestia en un príncipe rubito y melenudo y no tuvo que lidiar con los coches de Scalextric, cuyos interiores distan mucho de adherirse a la idea que querían transmitir los del castillo de las princesas.

“Citroen_DS21_1966”

Y por fin miramos por debajo de la falda del francés y nos encontramos con un chasis que encarcela al motor RX de la serie B que transmite al eje trasero su potencia. Con los ajustes típicos que se le hacen a los Scalextric el coche es divertido y no muy complicado de conducir gracias a su larga distancia entre ejes y su poco peso, a pesar de la estrechez de su eje trasero. No ganará carreras, pero seguro que su presencia en alguna competición atraerá más de una mirada.

“Citroen_DS21_1966”

Última vuelta.

Ahora que actualmente Scalextric se mueve entre el limbo y el purgatorio en una vana búsqueda de su identidad, me apetecía darle amor en forma de entrada en mi blog a uno de sus modelos, un coche con gran historia que siempre me ha parecido un adelantado a su época y que gracias a la elección realizada por la marca española tiene el morbo de una truculenta historia en el rally donde participó. Espero que la hayáis disfrutado al leerla tanto como yo al escribirla

“Citroen_DS21_1966”

Un saludo

waskalas

Profesional del mundo digital y aficionado al automovilismo y al slot desde que recuerdo. Los vicios adolescentes consiguieron que perdiera la senda durante algún tiempo. Pero bien está lo que bien acaba

One thought on “Citroën DS21 Rally Montecarlo 1966 Pauli Toivonen”

  1. Jose dice:

    Grande Luis. Gracias por contar la historia y por las fotos.
    El coche… me encanta… es un Tiburón

Comments are closed.

Leer entrada anterior
Mitsubishi Pajero Dakar 1992
Mitsubishi Pajero Dakar 1992 B. Saby – P. Maimon

La edición del Dakar de 1992 vino marcada por el novedoso recorrido de la misma....

Cerrar