Warning: Use of undefined constant REQUEST_URI - assumed 'REQUEST_URI' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /customers/c/1/4/waskalas.com/httpd.www/ultimavuelta/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 73 Renault 5 Alpine Rally Monte-Carlo 1978 Jean Ragnotti y J. Marc Andrié

Una de las virtudes que tienen o más bien tenían los rallys de antaño es que dependiendo de muchos factores, climatología, superficie de rodadura, neumáticos, etc… no quedaba muy claro quién podía ser el protagonista en el podio al final de la carrera. El pequeño Renault 5 Alpine, a pesar de no conseguir el triunfo en el Rally de Monte-Carlo de 1978, escribió una página en la historia del rally por su capacidad de adaptarse a las circunstancias de la carrera y conseguir dos de las tres plazas del cajón en esa edición.

Renault 5 Monte-Carlo 1978

El rally de Monte-Carlo, que se caracteriza por su pista de asfalto, a priori, facilita las apuestas para saber quién puede conseguir el triunfo, ya que en la mayoría de las ocasiones son los pilotos y coches favoritos quienes ostentan los primeros lugares de la carrera. Bueno, esto ocurre en la mayoría de las ocasiones, pero tuvo que llegar la edición de 1978, donde nada de lo puramente predicho pudo hacer honor a lo realmente ocurrido.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 2

Renault 5 Monte-Carlo 1978 12

Y aunque se han dado algunas sorpresas en otras ediciones del rally, en la número 46 la sorpresa fue mayúscula, debido a que el coche ganador del rally no fue otro que un coche privado prácticamente de serie, pilotado por un marsellés que con el dinero que pudo juntar solo pudo alquilar a los hermanos Almeras un Porsche 911RS Carrera para competir, un camión que le pudiera llevar los neumáticos y el equipo formado por los amigos del piloto francés. Realmente, los únicos miembros del equipo que no parecían amateur eran precisamente los propios pilotos: Jean Pierre Nicolas y Vincent Laverne, quienes habían trabajado ya para otros equipos acumulando cierta experiencia en diferentes eventos.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 3

Fiat había traído al rally cuatro 131 abarth y dos Stratos, uno de ellos pilotado por Sandro “Il Drago” Munari. Ganador de 4 ediciones y máximo favorito para el triunfo final, era obligado a permitir que los Fiat se llevaran el triunfo, por lo que no quería participar en el mismo y sospechosamente su Stratos tuvo un problema de motor que le llevó a la retirada al poco de empezar el rally. Muy pocos equipos oficiales habían planificado el Monte-Carlo en sus calendarios, por lo que la oposición al equipo italiano era prácticamente irrisoria, teóricamente al menos, prácticamente podía decidir por adelantado qué piloto debía ganar y quién sería segundo. La oposición consistía en los alemanes de Opel con tres Kadetts del Grupo Uno, los franceses de Renault con dos R5, más alemanes, esta vez de Volkswagen con dos Golfs diésel y los también franceses de Citroen, apoyando al equipo privado de Esso-Aseptogyl con tres CX diesel al volante de tripulantes femeninas: las francesas Christine Dacremont y R. “Ganaëlle” al volante del CX rojo con dorsal 98, sus compatriotas Marianne Hoepfner y Marie-Madeleine Fouquet con el dorsal 91 y las finlandesas Marketta Oksala y Pirjo Pynnä en el CX con el número 107 ocupando las posiciones 68, 76 respectivamente, las finlandesas tuvieron que abandonar.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 4

El rally dio comienzo el dia 21 de Enero de 1978 y después de las 5 primeras especiales las sorpresas comenzaron a asomar en el rally. Tanto el Renault 5 Alpine pilotado por Jean Ragnotti y Jean Marc Andrié con el dorsal 19 como el otro al volante de Frequelin con el número 12 en su librea, pasaban por la nieve firmes al suelo, mientras que los Lancia y los Fiat con mayor potencia (280CV de Lancia y 225CV de los Fiat frente a los 130 de R5) deslizaban a un lado y a otro haciéndose tremendamente complicada su conducción terminando el día por detrás de los Renault quienes ocupaban la primera y segunda posición respectivamente.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 5

El problema de Fiat estaba en las gomas Pirelli quien usaba neumáticos tachonados nuevos, incluso probando diferentes configuraciones no conseguían dar con tecla que les permitiera un mejor agarre, A ello había que sumarle la acumulación de calor en algunas partes de los tramos debido a la lluvia que evidenciaba la poca calidad en la retención de los espárragos de las tachuelas. Cuando los coches regresaban a las zonas heladas o de nieve las tachuelas habían desaparecido y había que encomendarse únicamente a la rodadura

Renault 5 Monte-Carlo 1978 7

En el cerebro de más de un directivo italiano se podía vislumbrar la presencia de los Mini Cooper de los años sesenta cuando les comieron la tostada a todos los grandes favoritos de la época. El equipo Fiat / Lancia restaba importancia a la hazaña de los modestos argumentando que el estado de las carreteras les había perjudicado, ya que debido a la gran potencia de sus coches se hacía muy complicado conducirlos, pero que en cualquier caso la victoria final sería para ellos. Craso error.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 8

Y aunque Renault seguía moviéndose como pez en el agua por la nieve, los de Dieppe no contaron con el tercer invitado a la fiesta. El Porsche 911 Carrera de Jean Pierre Nicolas y Vincent Laverne que dejó en entredicho las hipótesis de los italianos, dado que su coche se movía por las carreteras cubiertas de nieve con gracilidad permitiéndole ocupar la primera plaza al final de la carrera, aunque no sin mucho esfuerzo. Desde Ronnie Adams junto con Frank Biggar con un Jaguar MK27 2.4 en 1956 ningún piloto privado había conseguido la victoria en el Monte-Carlo. El segundo puesto logrado por los franceses Jean Ragnotti y Jean Marc Andrié y el tercer puesto conseguido por Guy Frequelin y Jaques Delaval supusieron un gran éxito para el equipo Renault Sport.

Renault 5 Monte-Carlo 1978 9

Renault 5 Monte-Carlo 1978 20

En cuarta posición inmediatamente detrás del R5 de Guy Frequelin llegó el primer Fiat 131 Abarth, el pilotado Walter Rohrl, quinto fue Bernard Darniche con otro de los Fiat y sexto ,el también 131 Abarth de Jean Cloude Andruet. Séptima una joven Michèle Mouton con el único superviviente de los Stratos HF y cabe destacar la actuación del español Salvador Servia que junto a su copiloto Alex Brustenga ocuparon, a los mandos de un Fiat 131 Abarth la duodécima posición a más de 21 minutos del líder.

Fuentes:
El País 29 de Enero de 1978 (artículo de Ignacio Lewin)
https://www.ewrc-results.com

Renault 5 Alpine Rally de Monte-Carlo 1978 LMM

Le Mans Miniatures lanza al mercado el Renault 5 Alpine englobado en el grupo 2 de rallyes que participó en el Rally de Monte-Carlo en 1978 al volante de Jean Ragnotti y Jean Marc Andrié y que terminó la prueba en el segundo escalón del cajón. Se trata de la reproducción a escala 1:32 de la versión deportiva con motor 1397cc y 180 caballos del 5 que Reanult puso a la venta en 1972. El motor era una evolución del que montaba el R8 Gordini, de ahí que en algunos países se le denominara Renault 5 Gordini.

EL cochecito se presenta en una caja de cartón típica de la serie GTS del fabricante francés sin diorama, la pega está en que las tiras que impiden que la caja se abra más de la cuenta cuesta bastante meterlas dentro de la caja para que no se asomen una vez queda cerrada.

Una vez hacemos la inmersión en el coche nos damos cuenta de que la reproducción en resina es impecable con las calcas muy bien definidas, sin transparencias sobre una pintura extendida milimétricamente y un barniz muy transparente que resalta la belleza del coche.

El frontal es una delicia con los faros supletorios perfectamente acabados que sobresalen del la parrilla y que no esconden los faros antiniebla de serie enmarcados bajo los intermitentes y el embellecedor cromado que cruza el frontal de lado a lado justo por debajo de las luces de cruce.

Y sin desmerecer al frontal, la zaga no es menos espectacular. La luneta térmica, los faros para indicar la marcha atrás. Los cierres de seguridad del maletero, catadióptricos, etc… no me canso de mirarlos. Por ponerle un pero el naranja de los intermitentes queda un poco desdibujado en comparación con el resto de detalles.

Mirando desde arriba, este Renault 5 nos deja también varios detalles a destacar, como la toma de aire y los cierres del capó, los limpias e incluso los terminales engomados de los difusores de agua para el limpiaparabrisas.

Una línea muy cuidada de la que destaca los cierres de las puertas, la tapa del depósito, etc…. Pero sin duda una de las delicias que nos deja este coche son sin duda las llantas, que no solamente se caracterizan por su detalle, si no también por su fineza, poniendo en valor el ancho de rodadura de los neumáticos, también decorados, asemejándolos a su hermano mayor. La reproducción trae además cuatro neumáticos de repuesto para sustituir los originales en caso de pérdida, rotura o excesivo desgaste.

Tampoco conviene olvidar el interior del coche, que se muestra impecable en los detalles, los pilotos de cuerpo entero, con sus monos en blanco y sujetos por los cinturones bien decorados. La rueda de repuesto situada en la parte de atrás de la cabina combina muy bien con la reproducción. Quizás le falte al salpicadero algún que otro reloj, pero en ningún caso desmerece en lo más mínimo la reproducción, que es de sobresaliente.

La dinámica del coche no promete grandes alardes en absoluto. La extrema delgadez de los neumáticos unido al estrecho motor no parece que vayan a convertir a este Reanult 5 en un imbatible monstruo de las carreras de slot. Y la guía de color azul que monta se me antoja demasiado ostentosa para el modelo que es, con una pala demasiado alta y gruesa, que únicamente podría ser soportada con fluidez en las pistas alemanas de Carrera.

Rally de Monte-Carlo 1978 11

La última vuelta

La marca francesa Le Mans Miniatures nos oferta este Renault 5 Alpine con decoración Calberson en las versiones del Rally de Monte-Carlo de 1978 pilotadas tanto por Guy Frequelin como por Jean Ragnotti, siendo esta la que corresponde a esta entrada. A la venta también hay una versión sin dorsal, pero en mi opinión tiene menos interés para los aficionados al slot. Sin duda la reproducción es de sobresaliente y creo que el mimo que ha puesto el fabricante en el coche se puede masticar observándolo sin demasiado detenimiento. Creo que este Renault 5 Alpine es una auténtica joyita y merece un puesto de honor en mi Última Vuelta.

Y si te ha gustado esta entrada puedes leer más sobre el Rally de Monte-Carlo

Renault 5 Rally de Monte-Carlo 1978 14

Rally de Monaco 1978 10

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2019. Powered by Luis Vega. All rights reserved