Seleccionar página

En el año de naranjito Porsche empieza a dominar el campeonato mundial de la FIA con su 956 y día tras día va arrasando por todas las carreras en las que participa para regocijo y deleite de los grandes mandatarios de la marca de Stuttgard. Viendo que en Europa no tiene rival Porsche decide emigrar a Estados Unidos para participar en las series IMSA, pero para ello necesita adaptar su prototipo a los reglamentos americanos. Modificaciones tales como la posición de la pedalera respecto al eje delantero (ahora por detrás del eje) convierten al 956 en el nuevo 962.

Así pues, el 962 debuta en las series IMSA en 1984 alcanzando el subcampeonato por detrás de los Chevrolet a tan solo dos puntos. En Europa tampoco obtiene demasiados buenos resultados, siendo eclipsado por el todavía todopoderoso Porsche 956

En 1985, en un alarde de pura genialidad al más puro estilo ingenieril se le añade a la nomenclatura del coche una letra “C” debido a la participación del vehículo en dicha categoría, por lo que desde ese momento el coche fue rebautizado con el nombre Porsche 962C. Entendemos que el marketing siempre pasa a un segundo plano en estas lides. Un nuevo motor de mayor cilindrada y dos turbos en vez de uno solo (al igual que el 956) convirtieron al coche en un pepino auténtico. Es como si hubiera pasado por las manos de Gubianas, el coche pasó de ser un coche recién sacado de caja a ser una auténtica máquina de hacer kilómetros, pero sin trencillas

En las IMSA ganó 16 de 17 carreras aburriendo al resto de equipos, aunque en el campeonato de la Fia ganó 7 de 10 quedándole como asignatura pendiente las 24 horas de Le Mans, donde un equipo privado, el NewMan Joest Racing con un 956 pilotado por los germanos Klaus Ludwig y John Winter y el italiano Paolo Barilla (desconocemos si este último tiene alguna relación con los macarrones).

Pero llegaría 1986, y aunque su aplastante superioridad en las IMSA donde consiguió 13 victorias y 4 en la FIA consiguiendo además su primera victoria en Le Mans, año donde 7 Porsches ocupan las 7 primeras posiciones de la carrera. Yo ese año aposté que un Porsche sería el ganador de Le Mans, era una apuesta arriesgada, pero tenía esa intuición…

Ya en el 87 llegó el declive, Porsche solo consigue dos únicas victorias viéndose superado por los más modernos Jaguar aunque repitió triunfo en Le Mans y en las IMSA. El 88 fue el último año en que el 962C consigue la victoria en GTP IMSA con tan solo un punto de diferencia. En Europa la risa floja, algún triunfo esporádico hasta 1991.

En 1994 llega la curiosidad. Un 962C modificado por un expiloto Jochen Dauer consiguió homologar el coche como 962 GT LM para participar en las 24 horas de Le Mans consiguiendo la victoria y el tercer puesto por encima de prototipos más sofisticados.

Porsche 962C Slot.it

Hablar de Slot.it es hablar de calidad y la verdad es que este 962C Rothmans pilotado por Derek Bell, Hans Stuck y Al Holbert campeón de Le Mans en 1986 sirve solamente para enfatizar si aún cabe las buenas calidades que ofrece el coche.

El celo por cumplir la ley hace que el coche se presente con la decoración “Racing “ en vez de la original de Rothmans, pero los pilluelos de Slot.it esconden bajo la superficie de esas calcas la denominación real que además daba nombre al equipo, cosa que nos congratula bastante a los que somos aficionados a este deporte.

Sin embargo en mi unidad las cacas “Racing” (uff, tengo la sensación de que hay una errata en esta frase que no encuentro…) quedarán adheridas per secula seculorum debido a que soy capaz de arrancarle el plástico del coche en el simple acto de retirarlas.

Creo que la mejor manera de describir al coche es contemplar las fotografías, porque todo lo que pueda decir puede salir perfectamente de los labios de cualquier ávido lector que se precie de constatar lo bien hecho.

Y es que este 962 tiene un aspecto tan imponente que sobran las palabras… vale, ya me callo mirad las fotos.

¿puedo decir algo?

¡¡¡Cucú!!! ¡¡¡Tiene un fallo!!! A 12000 aumentos debajo de la ”P” del logo de Dunlop hay un punto negro. ¡Ah no!, es roña…mmm…


La última vuelta

Como decirlo, ya ha ganado…

En serio.
La pregunta que muchos de nosotros nos hacemos es ¿cómo es posible que una marca haga coches de tan alta calidad estética y tan altas prestaciones dinámicas a un precio más que competitivo y otros por el mismo o incluso mayor precio carezcan de, al menos, una de las dos cualidades? Parece que trabajar en la línea de la calidad se hace muy cuesta arriba a muchas de las marcas del panorama actual. Una verdadera lástima.

Cierto es que Slot.it está abriendo sus moldes a nuevas modalidades automovilísticas, pero se me antoja insuficiente esta política. El rally y el Raid son apuestas que de abordarlas tengo el convencimiento de que muchos serían los adeptos a estos moldes. Lanzo el guante por si los responsables de la marca deciden recogerlo

Quiero regalar este artículo a mi amigo Luis Fernández que se casa este año (La crisis, ya sabes…)

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2020. Powered by Luis Vega. All rights reserved

error: Este contenido está protegido