Seleccionar página

Lancia Delta Integrale Rally Portugal 1992 SCX Altaya

martes, 03 marzo 2009
Escrito por: waskalas

Uno de los coches con más carisma del mundial de rallyes de hace unos años ha sido el Lancia Delta HF Integrale. Continuación del mítico grupo B Delta S4, fue el sustituto para el nuevo grupo A de reciente creación.

Scalextric, después de varias decoraciones nos deleita desde la colección comercializada por la editorial Altaya « Campeones de Rally » con la que corresponde a la esponsorizada por el equipo Martini Racing y pilotada por el gran campeón Juha Kankunnen. En el rally de Portugal de 1992

Nacido en Laukaa, Finlandia, Juha Kankunnen se crió en la granja de sus padres. Desde muy pequeño fue atraído por el mundo del motor, debido a que muchos de los pilotos locales entrenaban por las carreteras circundantes a su casa. Habría que preguntar si las gallinas de la granja donde vivía ponían huevos cada vez que oían el rugir de los motores. El caso es que Juha coleccionaba los autógrafos de esos pilotos.

Con 7 años ya manejaba el tractor de su padre, no sabemos si con conocimiento de este o no, lo que sí sabemos es que el padre de Juha era bastante amigo de Timo Makinnen, piloto de rallyes de la década de los hippyes, y le endosó a la criatura a la tierna edad de 9 años para que le enseñara a pilotar. Desde ese día los Kankunnen descansaron y su tractor también. Y como buen acólito versado en el kung-fu traspasó todo su saber a un nuevo pequeño saltamontes Tommi Makinnen.

En 1983 debuta en el campeonato al volante de un Toyota Celica Twincam Turbo TA64, pero no será hasta el rally Safari del 85 cuando consiga su primera victoria. Ya véis el chico quería demostrar que valía en el rally casi más complicado del mundial.

Gracias a esto el por entonces jefe deportivo de Peugeot, el conocido Jean Todt, antes de perder los 405, se fija en el finés y le contrata para el campeonato del 86, último año de los grupo B, Juha consigue su primer campeonato del mundo gracias en parte a la pérdida de Lancia de su mejor piloto, Henri Toivonnen, quien pierde la vida en un accidente a los mandos de su S4 disputando el rally de Córcega mientras lideraba el mundial.

En 1987 consigue su segundo mundial, esta vez dentro del equipo Lancia dirigido por Cesare Fiorio quien en la primera prueba obliga al finlandes mientras es líder a detener su coche en el último tramo para brindar la victoria a su compañero de equipo Biasion. El cabreo de Juha después de esta jugada es de aupa y no vuelve a tragar ordenes de equipo, por lo que aún siendo campeón hace la maletas y se va contratado una vez más por el equipo Toyota.

En 1988 hace debutar al Celica GT-Four ST165, pero no fue hasta Australia, un año después cuando puede volver a disfrutar de las mieles del éxito. Ese mismo año vence en el rally Dakar y en el rally de campeones, también la copa Davis, la Ryder Cup y el campeonato de petanca de mi pueblo y porque no le dejaron participar en la categoría de damas, que si no…(y no fue el bigote lo que le delató)

Después de varios besos y abrazos Juha se reconcilia con la marca del momento y así vuelve a Lancia como líder indiscutible del equipo, pero como no solo de pan vive el hombre, un madrileño jovencillo se lleva el título de pilotos mientras Lancia ha de conformarse con el de constructores. No se les veía muy enfadados a los chicos, no…

En el RAC de ese año, Sainz rompe el coche a falta de dos tramos para el final, qué raro, y Kankunnen se hace con el triunfo, y en el hotel de Nottingham, mientras se lamentaban los españoles apareció Juha, cual sheriff de Nottingham agarró a Sainz por las solapas y se lo llevó a cenar, la juerga fue en un mejicano. Cogían globos se los introducían entre la ropa como si fueran los pechos de un a mujer. Juha contaba que una vez en el tractor, preparando un tramo se hundió en el agua, trator incluido al resquebrajarse un bloque de hielo y que para salir tuvo que romper el hielo con la cabeza. También cuenta que guardaba una botella de vodka en el jardín de su casa para cuando se llevaba allí a alguna jovencita muy presta, no sabemos si le daba a la botella antes o después de departir con ella, pero lo que estaba claro es que al terminar, cuando entraba en casa lo hacía con una amplia sonrisa, aunque desconocemos por cuál de los dos estímulos era provocada.

En 1991 vuelve a conseguir el campeonato mundial y el rally de campeones convirtiéndose en el primer piloto que cosigue 3 victorias en el campeonato mundial desde su fundación en 1979. Al año siguiente Sainz vuelve a arrebatarle el ítulo, es su último año en Lancia y el último también para la escudería oficial. Aún así y de manera inexplicable Sainz se obceca en conducir un integrale y se encuadra en la escudería Repsol Totip de Lancia para hacer un año desastroso y brindarle en bandeja a Juha, que cual partida de ping pong, vuelve a conducir un Toyota y aún teniendo que sustituir a su copiloto de toda la vida Juha Pironnen por un derrame cerebral consigue el triunfo final, incluso consigue ganar en su país, algo que se había negado desde siempre. Quizás soñó con el tractor y se inspiró. Y como las alegrías nunca vienen solas también Toyota consiguió por primera vez el título de marcas.

El 94 pasa sin pena ni gloria por la vida de Kankunnen, lo que no le hace ni puñetera gracia, así que en el 95 decide ir a por el triunfo pero la FIA se encarga de denegárselo tras encontrar en su coche unos restrictores del Turbo ilegales, ya véis la tontería, mientras disputaba el título contra los Subaru de McRae y Sainz. Su descalificación provoca un importante revuelo y el cabreo del finlandés no invitó a siturse cerca de él.

En el 97 ficha por Ford para sustituir a Armin Schwarz, quien a mitad de temporada no habia dado pie con bola. Después de algunos triunfos un año después deja la escudería y tras un deambular arrastrando las viejas glorias por Hyundai o Subaru, al final decide retirarse.

Lancia Delta HF Integrale Scalextric.

Que las reproducciones de Altaya están lejos de lo que queremos los aficionados al slot en muchas ocasiones no es ninguna noticia y que una especie de masoquismo nos ataca a los que aún, pese a todo, seguimos haciendo las colecciones por fascículos de altaya tmpoco es ninguna noticia.
Lo que sí lo es es que un coche de altaya esté aceptablemente bien terminado y que por fin tengamos una decoración del Delta Integrale que sea digna del coche (amén de la de Sainz, que no ganó práctcamente nada).

Pero no sería Altaya si no tuviera el momento horrible de ver que lo que pone en los sponsor principales del coche no sean los reales, si no que en vez de Martini pongan la insulsa palabra «Racing». Y es que la escusa de que son juguetes deja de ser váilda en cuanto que se venden como objetos de colección.

Aún el coche sin ser un scalextric de tienda, o también llamados de caja, es curioso que la terminación del coche no es mala, destacando, en mi opinión como lo mejor de la reproducción las cabezas de los pilotos, cuyo aspecto realista está a la altura de marcas de mucho más relumbrón.

Sin embargo, el aspecto general del coche no es en modo alguno lo suficientemente competitivo como para compararse con el Mitsubishi Lancer de Bassols, una de las últimas novedades de la marca, cuyo acabado es espectacular.

El frontal es bastante aceptable, Incluso el logo de Lancia figura entre las parrillas de aire, la zaga es otra novela, amén de los fallos de tampografía, el alerón trasero está sujeto a la carrocería a través de unos anclajes con aspecto, siendo generoso, bastante rudo, sin embargo tanto las proporciones como los faros están bastante ajustados al modelo real.

Es de agradecer que los tiradores de las puertas, como los cierres del maletero esten bien detallados.

Otro de los detalles que está de más en el coche es sin duda el logo de la marca tampografíado en el cristal delantero del coche. Entendemos que cuando compras el coche está muy claro que lo que compras es un scalextric., en fin.

La última vuelta.

Un nuevo refrito nos coloca una colección de altaya a los aficionados al slot, aunque el coche es bonito y la decoración es la mejor que puede llevar este Lancia, la realidad es que vistas las calidades que portan las últimas novedades de la marca, esta se nos antoja un poco insuficiente, lo que no garantizará una nueva suscripción para la colección del año que viene.

Así que en la última vuelta este Delta se queda bastante lejos de la cabeza de carrera y no se queda a 500 metros de la meta por que no es un Toyota…

Otras entradas

Citroën Xsara WRC Rally Monte Carlo 2004

Citroën Xsara WRC Rally Monte Carlo 2004

Sébastien Loeb y Daniel Elena consiguieron la victoria en la 72 edición del Rally de Monte Carlo de 2004, primera prueba del mundial, al volante de un Citroën Xsara WRC con mano firme mostrando su candidatura para hacerse con el título.

2 Comentarios

  1. NOVOYADECIRMINOMBRE

    es de la marca scx? como esta escrito aqui?

    Responder
    • waskalas

      Sí, así es

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más Información

Copyright © ultimavuelta.waskalas.com 2009-2021. Powered by Luis Vega. All rights reserved

Colabora:

error: Este contenido está protegido