Saab 96 Rally Safari 1964 Erik Carlsson Hobby Classic

Saab 96 Rally Safari 1964 Erik Carlsson Hobby Classic

Con este Saab 96 Sport pilotado por Erik Carlsson y Gunnar Palm terminamos esta serie de entradas dedicadas al Rally Safari que nos ha llevado por algunos de los coches participantes más representativos de las décadas de los 60, 70, 80 y 90. Y aunque para esta década, que es la mía podía haber elegido un modelo tan mítico como es el Ford Cortina o el Falcon, me he decidido por este Saab 96 Sport, debido a la gran admiración que tengo al piloto que fue el encargado de llevar a la marca sueca a lo más alto. Me refiero al sueco Erik Carlsson.

“ Saab_96_Safari_1964”

Como ya he comentado en alguna ocasión el Rally Safari era una prueba donde los pilotos locales eran los auténticos protagonistas de la carrera y siempre ocupaban los primeros puestos del cajón. Pero en ese año, 1964, un joven sueco llamado Erik Carlsson junto a su compatriota Gunnar Palm dieron la sorpresa consiguiendo el mejor puesto obtenido por un piloto no africano hasta la fecha, el segundo lugar, por detrás de los kenianos Peter Hughes y Billy Young a los mandos de su Ford Cortina GT y por delante de los también kenianos Mike Armstrong y Chris Bates también con Ford Cortina GT. En cuarto lugar, a bordo de un Mercedes Benz 220SE quedaban los también locales Lucille Cardwell y Jill Lead. La británica Pat Moss, esposa de Erik Carlsson también participó en el rally con otro de los Saab 96 Sport junto a Jay Mayers ocupando la novena posición al final del rally.

“ Saab_96_Safari_1964”

Erik Carlsson fue, quizás, el pionero de los pilotos escandinavos que participaron en los campeonatos internacionales de rally colocando además, el nombre de Saab en el tapete de las grandes marcas europeas, de ahí que sea un personaje muy respetado en su país. Nacido en 1929 en la pequeña ciudad de Trollhattan, Suecia, dio sus primeros pasos muy cerca del motociclismo, pero tras realizar el servicio militar en un ambiente de postguerra, se inclinó hacia el mundo del automovilismo realizando sus primeras incursiones a bordo de un Volkswagen Beetle. Más adelante, ya en 1953, participa en su primer evento serio como copiloto, el rally de Suecia, a bordo de un Volvo, mientras los 356 de Porsche eran los dominadores de la época.

“ Saab_96_Safari_1964”

En 1954 comienza su relación con Saab, que por aquel entonces cumplía los 4 años de edad en su faceta automovilística, aunque anteriormente había construido material para aviones. El primer coche de la marca sueca con un motor de tan solo 748cc de dos tiempos, dos cilindros y 3 velocidades fue el elegido para que, Carlsson, tres años después, venciera en el Hankirally finés y compitiera en el Tulip Rally de 1957 con una actuación discreta, acabando la prueba más allá del puesto cincuenta. Ese mismo año, retorna a Finlandia donde vence en el 1000 lagos. Carlsson era puro talento con un coche muy inferior respecto a los demás competidores. Un año después conseguía el título en el campeonato sueco de carreras de hielo, una posición que monopolizó durante cinco años en dicho evento.

“ Saab_96_Safari_1964”

Pero el espaldarazo definitivo no le llega hasta 1960 donde, delante de toda la jet del automovilismo deportivo y ante el asombro de todos, Carlsson consigue la victoria en el RAC británico. El sueco fue muy inteligente porque supo elegir a su copiloto. El experimentado Stuart Turner lo guió por las carreteras forestales británicas de manera impecable, lo que le facilitó llegar en primer lugar a la línea de meta. Pero lo que la prensa y los entendidos del momento supieron valorar fue su manera novedosa de conducir un coche de carreras, que posteriormente muchos pilotos intentaron copiar, entre ellos, el español Carlos Sainz

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

Conviene recordar que esta forma de conducir no siempre le favoreció al bravo piloto sueco, quien se ganó el apodo de “Carlsson on the roof” (Carlsson en el techo) debido a que su coche terminaba muchas veces boca abajo. De hecho, existen dos anécdotas al respecto, la primera habla de que Carlsson, en un rally, perdió el control de su Saab mientras atravesaba un paso a nivel, el coche volcó sobre su techo y se detuvo entre las vías del ferrocarril. Carlsson terminó con su oreja presionada contra una de las vías, a través de la cual podía escuchar el lejano ruido de un tren. Dio un golpecito en el hombro a su copiloto británico y dijo en voz baja: “Ahora vamos en tren”, la otra anécdota a la que se hace referencia es la ocurrida en el Rally Safari, donde se cuenta que incluso hizo rodar el coche intencionadamente, para escapar de una piscina de barro. Cuando los periodistas más tarde dudaron de su historia, volvió a hacer rodar el coche otra vez. Se dice que el incidente fue visto por los integrantes del equipo Ford quienes tratando de imitar la arducia del sueco causaron más daños al Ford Cortina que el sufrido a lo largo de todo el rally.

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

Carlsson era famoso por su capacidad para adaptarse a los problemas que surgían en su coche. Una vez quemó trapos en su coche para no pasar frío en el cockpit sin ventanas durante el rally de Suecia, otra vez robó piezas a coches de serie para sustituir las suyas maltrechas, eso sí, dejaba una nota al propietario para que luego contactaran con él.

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

Carlsson fue de los pioneros en utilizar la técnica de frenar con el pie izquierdo y acelerar a la vez con el derecho para entrar con más velocidad en las curvas, ya que los coches poco potentes con los que corría requerían ser más agresivo al inicio de la curva para perder la menor velocidad posible.

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

En 1961 volvió a vencer en el RAC, acompañado por otro inglés, David Stone. También ocupó el primer puesto en el rally de la Acrópolis en Grecia y terminó cuarto en el Rally de Monte Carlo al volante de un Saab Wagon. En 1962, triunfa en el Rally monegasco y vence por tercera vez en el RAC Rally, nuevamente acompañado por un inglés, esta vez por John Brown. Hace segundo en los rallys de Ginebra y Acrópolis, tercero en el 100 lagos, pero a pesar de su buen trabajo durante ese año tan solo consigue el segundo puesto del campeonato de Europa por detrás del alemán de Mercedes Eugen Böhringer.

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

En 1963, después de vencer en Monte Carlo, contrae matrimonio con Pat, hermana de uno de los mejores pilotos de la historia, el británico Sterling Moss. Pat Moss fue también piloto de Rallys y compitió contra Carlsson en numerosas ocasiones. En 1964 acaba tercero en Monte Carlo, por delante de Timo Makkinen y Pat Moss es quinta. Vence en San Remo seguido de su esposa. Victoria que fue la última reseñable en el ámbito internacional. Después de 1970 sus participaciones en carreras fueron siendo cada vez menores. Pat Moss fallece en 2008 debido a un cáncer y 7 años después, en 2015 Erik Carlsson nos dijo adiós a la edad de 86 años. DEP.

“ Saab_96_Safari_1964”

“ Saab_96_Safari_1964”

Fuentes:

Mr Saab : The Tale of Erik Carlsson “on the roof”. The First Superstar in the World of Rallying – Lennart Jarnhammar
“El arte y técnica de la conducir” – Pat Moss y Erik Carlsson.
eWRCresults.com – https://www.ewrc-results.com/

La última vuelta

Esta vez no he querido decir nada de la reproducción de Hobby Clasic, debería ser Classic, pero es lo que figura en la caja, puesto que se trata de una resina un poco antigua y su aspecto habla por sí misma. Lo único recriminable a este modelo del fabricante catalán es la fno inclusión de los retrovisores, de uno de los faros supletorios y de las cúpulas protectoras de los mismos. Por lo demás creo que es una reproducción excelente.

“ Saab_96_Safari_1964”

waskalas

Profesional del mundo digital y aficionado al automovilismo y al slot desde que recuerdo. Los vicios adolescentes consiguieron que perdiera la senda durante algún tiempo. Pero bien está lo que bien acaba
Leer entrada anterior
Lancia 037 Rally Safari 1985 Markku Alen
Lancia 037 Rally Safari 1985 Markku Alen Fly Car Model

Amado por los aficionados, no tanto por los pilotos y nada deseado por los fabricantes...

Cerrar