Peugeot 205 T16 Pikes Peak 1986 Spirit

La subida “Pikes Peak” es una competición automovilística sobre tierra que se desarrolla en las montañas de Colorado Springs. Conocida como “La carrera de las nubes”, los 20 kilometros de camino sin barreras de protección de tierra y grava en cuesta son sin duda uno de los eventos más desafiantes para cualquier piloto.

La FIA había cancelado el grupo B después de los acontecimientos ocurridos durante la temporada que supusieron la muerte de varias personas, entre ellos los brillantes Henri Toivonen y su copiloto Sergio Cresto, por lo que el uso de los coches quedó para eventos de este tipo. De ahí que los Audi S1, Peugeot 205 T16 o los MG Metro 6R4 pasaran a ser objeto de disfrute de los asistentes a estas carreras.

El dominio que había ejercido Peugeot en los Rallyes de la época hacía pensar que se iban a extender hacia la carrera Pikes Peak, pero la marca de los cuatro aros les ganó por la mano. El Audi S1 Sport fue el rey durante el 86 y 87, hasta la llegada del Peugeot 405 T16

Allá por 2004 Spirit presentó en su versión de calle la reproducción en slot del afamado Peugeot 205 T16 EVO II, coche que vendría a revolucionar el mundo de los rallies de slot, por ser poseedor de un diseño completamente innovador, en lo que a su parte técnica se refiere, y que pretendía revolucionar el grupo N de rallyes de la época.

Once años han pasado desde entonces y muchos nos acordamos de cómo un coche tan innovador, tan rápido y tan seguro, fue repudiado injustamente por, los que entonces manejaban el mundillo de la competición, un poco a nivel nacional. Aunque los motivos están claros, no seré yo quien despierte viejas rencillas al respecto, pero digamos que para una marca pequeña, como era Spirit, la exclusión del vehículo de la competición supuso un buen varapalo para su desarrollo.

Por otro lado, creo que le debía un pequeño homenaje a este coche que me ha hecho pasar muy buenos momentos en los tramos y la aparición del mismo modelo fabricado tanto por OSC, como por la novedad que prepara Superslot, me brindaba la oportunidad de poder hacerlo.

No he tratado de hacer una comparativa con el modelo de OSC (espectacular modelo), del que ya he publicado varias entradas y que sin lugar a dudas está por encima del de Spirit en muchos aspectos, pero si me gustaría que aquellos que leen esta entrada y quieran establecer diferencias, cojan la perspectiva de que hay 10 años de distancia entre un modelo y el otro, siendo el más mayor un coche también a tener en cuenta por sus muchas virtudes. De hecho, si le hubieran dejado participar en las diferentes competiciones hubiera copado las primeras posiciones en muchos rallyes, pero, al igual que el Xsara Pro de Scalextric, cayó en desgracia por aquellos que no entendían que la evolución del slot no solo consistía en ejes más rectos, coronas de más dientes o llantas de magnesio.

Sin ánimo de parecer neubauerista, tengo la suerte de tener en mi colección algunos de los modelos de la marca, pero me ha parecido oportuno utilizar el modelo que participó en la Pikes Peak en 1986 pilotado por Ari Vatanen, un modelo, menos visto y muy espectacular. La decoración de Camel hace de este coche uno de los más bellos de la época

La primera impresión que se recoge cuando se observa el coche por primera vez, es que el aspecto general externo no es bueno, siendo demasiado cuadrado y fuera de escala en algunas partes, pero cuando se supera esta barrera inicial, se puede constatar que el modelo puede presumir de muchas virtudes.

Y no solo por la pintura, que solo muestra un defecto de cierta notoriedad en la hendidura del capó, al menos en mi unidad. En el resto del coche está muy conseguida y si hablamos de la tampografía, hay que decir que en este 205 es una auténtica gozada. Si un coche en el año 2004-06, mostraba este nivel de definición en la tampografía, sinceramente no entiendo cómo un decenio después todavía hay coches con problemas tan graves en este sentido o que para justificar el precio de venta al público de un coche, apelen a dicha tampografía como excusa.

Sin duda, lo que más llama la atención es el doble alerón trasero típico en muchos modelos de la Pikes Peak y que en este modelo de Spirit aunque no es exactamente fiel, está realmente bien terminado.

Igualmente espectacular se aprecia la parrilla troquelada delantera con las letras de Peugeot que quedan un tanto escondidas detrás del alerón delantero.

Que incluya el logotipo del patrocinador principal, siendo una marca tabaquera, tal y como está el asunto desde hace ya bastantes años decía mucho de la motivación del fabricante por comprometerse con aquellos que disfrutábamos de sus productos. Otros tapaban este tipo de logotipos, como hizo Slot.it con su Porsche 956 Rothmans del que tenías que despegar la pegatina con la palabra “Racing” que escondía el logotipo real o como en el Porsche 911 de Fly con la misma decoración que adjuntaba junto al coche una hoja de calcas con los logotipos del patrocinador para, aquel que lo deseara, terminar de decorar el coche. Lástima que se abandonen estas prácticas y que tengamos que sufrir coches, como el Delta S4 de Superslot sin los espectaculares logotipos de Martini, cuya carencia dejan al coche huérfano.

Detalles como la espectacular toma de aire situada en el capó, la parrilla lateral cromada, los remaches en las ventanas (aunque pintados) o la toma de aire superior con sus cierres (también pintados) hacían de la reproducción un coche que rayaba el notable alto.

El interior del coche está decorado con las barras de seguridad y el motor simulado muy bien conseguido, la lástima es que en el lugar destinado para el copiloto figuren las hembrillas de sus anclajes, consecuencia de mantener el molde del modelo de rally.

Pero el punto más fuerte de este 205 es sin duda su dinámica. Un chasis completamente novedoso basado quizás en los grupos A y K de la época debería haber marcado la evolución del slot en los siguientes años, pero lejos de convertirse en el pionero que debió ser, fue repudiado y pasó a competiciones más locales y a los circuitos caseros de muchos aficionados. Una verdadera lástima.

Montaba el motor SX-03 de la marca madrileña, más pensado para desarrollarlo en pista de velocidad que en rally, donde los Ninco NC-5 y NC-6 de la época marcaban la pauta. Eran unos motores con poca imantación, lentos en bajos y con poca frenada, aunque muy rápidos una vez alcanzaban el máximo de revoluciones. Situado en posición central – longitudinal enviaba toda su potencia al eje trasero, el cual, por medio de poleas convertía la tracción de trasera a integral, aunque sí es cierto que las poleas eran de bastante mala calidad y había que sustituirlas, otra vez por las que comercializaba Ninco en dos modalidades, unas rojas más duras o unas negras, más blandas

De por sí, era un coche con el centro de gravedad bastante bajo, pero además le acompañaba una guía pivotante sobre brazo basculante que proporcionaba mucha seguridad en curvas y saltos, además la basculación de la carrocería con el chasis era perfecta, con los tornillos métricos de serie se conseguía que dicha basculación cubriera las necesidades de cualquier piloto.

La última vuelta

Cuando hablamos de modelos como el Seat Córdoba WRC o el Citroën Xsara WRC, ambos de Tecnitoys o el Peugeot 307 de la también española Ninco y no comento anteriores, porque no me gusta parecer viejo, hablamos de mitos del rally slot. Coches que dominaron las carreras a lo largo de varios años y que para muchos de nosotros han sido verdaderas escuelas de preparación de cochecitos de slot. El Peugeot 205 T16 de Spirit fue un coche que servía, tanto para la vitrina como para la pista. Un modelo que debió pertenecer a este grupo y que tristemente pasó sin pena ni gloria debido a ciertas circunstancias de la época.

Sinceramente, he disfrutado mucho realizando esta entrada. Creo que he pagado la deuda que tenía con este coche, que tantos buenos ratos me ha hecho pasar.

waskalas

Profesional del mundo digital y aficionado al automovilismo y al slot desde que recuerdo. Los vicios adolescentes consiguieron que perdiera la senda durante algún tiempo. Pero bien está lo que bien acaba
Leer entrada anterior
Ford Escort MK II SCX vs Superslot

Si el Audi S1 es uno de mis coches top de rally, el Ford Escort...

Cerrar